Mediante este apartado podemos comprobar la riqueza patrimonial de la zona, que debe inducir a su reconocimiento y puesta en valor para conocerla y darla a conocer

En toda la larga época que llevamos haciendo senderismo, ciclismo, paseándonos por los distintos pueblos, por la dehesa, por la ribera del Salor, por los llanos, no hemos dejado de asombrarnos gratamente, de seguir cada día despertando más nuestra curiosidad, pues cada descubrimiento nos lleva a otro nuevo. Es algo que se da por supuesto en cualquier rincón de nuestra geografía, pero precisamente el que en un lugar tan cercano a Cáceres no se conozca nada de ello es lo que ha hecho más gratificante este proyecto.

La estructura de esta sección en la que unimos historia, con tradición, señas de identidad, bienes inmateriales y materiales, lo que sería el patrimonio “llamado en determinadas ocasiones “culto”, referido a los bienes eclesiásticos, edificios nobles, con el popular, la propia vivienda rural, utensilios..., dignifica este estudio en el que incluye todo el patrimonio tangible e intangible y lo pone a la misma altura, pues consideramos que la historia la hacen los individuos de una zona junto con los que vienen por diferentes motivos, y en la vida de éstos se incluye todo lo que le ha rodeado y marcado en distintos aspectos, de subsistencia, material, espiritual, jocoso-festivo, etc.